Las Playas

Playa del Inglés :

Un clima privilegiado que es casi la norma en la kilométrica lengua de arena que nace en Maspalomas y acaba en Playa del Inglés. Puede presumir de ser una playa perfecta para los más pequeños. Es muy amplia, tiene partes resguardadas y zonas donde los niños pueden estar a su aire. Ofrece multitud de comercios y servicios en las cercanías. Mil días de playa posibles para cada uno de los bañistas que desembarcan cada mañana en la arena, en el inicio de la enorme extensión de dunas que sólo se ve terminar kilómetros después.

Maspalomas

Maspalomas no es sólo conocida por su enorme campo de dunas o por su buen clima.También lo es por su antiguo Faro, que ha visto la llegada de los primeros turistas y la conversión de la zona en lugar de vacaciones. Porque desde que el primer viajero comprendió que el buen tiempo era la norma de esta kilométrica playa, el Faro de Maspalomas ha sido testigo de miles de días de sol, lunas de miel y paseos junto al mar.

A pocos metros del paseo, los bañistas se zambullen en la arena que inicia la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, constituida por tres ecosistemas: el Palmeral, la Charca y las Dunas, que se extienden a pocos metros del mar. Toda la zona es un enorme espacio natural de excepcional valor.
A tres pasos del Palmeral de Maspalomas encontrará el espacio protegido alrededor de la Charca, que nada entre el mar y la arena y que es lugar de descanso para las aves que migran a África. Junto a la Charca comienzan los campos de dunas, que cambian continuamente de forma, modeladas por el viento del océano.

Desde el Faro y en dirección a las dunas, caminando por la orilla del mar, llegamos a la Punta de Maspalomas, que conecta con Playa del Inglés. Es realmente la misma playa, que a partir de ese lugar cambia de nombre. Recorrerla de un extremo a otro se convierte pronto en la sana rutina de los visitantes.